Buscar
  • DOLORES DELIA

DONDE NO EXISTE EL TIEMPO

El tiempo no existe. La Libertad como la pienso tampoco.

Mi proyecto hablaba sobre el tiempo. El tiempo donde no existía el tiempo. Lo que este le hace a la imagen, a la gente. " El Tiempo erosiona la belleza exterior." El momento único desglosado en muchos, que me llevaba a entender la importancia de cada segundo en mis experiencias que pasan a la velocidad de la luz. Las historias cruzadas, la misma historia que se repite una y otra vez en el mismo lugar, pero con distintos personajes y finalidades.

Un mes antes había estado cruzando Los Andes a caballo y me pareció que las fotos tenían un propósito aun mayor en cuanto a su finalidad cuando las tomaba. Especialmente porque la experiencia fue algo a temporal y totalmente despojada de cualquier juicio de valor, teniendo todo el espacio del mundo dibujado entre montañas, y teniendo la idea de que el tiempo no existe en lugares así. Mas porque las montañas por la que cruce vienen presenciando hace miles de años, miles de rutas de viajeros con diferentes hazañas en mente, ocio o negocio, estrategia militar o búsqueda interior, sin tener mas que mínimos cambios. El viento que atraviesa estas siluetas de roca, es el mismo que hace doscientos años escuchaban otros individuos.

Un gran colega amante de la fotografía y el arte y gran coleccionista encontró fotos de un viaje similar de hace varios años atrás, quizás décadas y me las obsequio. Las fotos eran un lote de como 200 que alguien recolecto de la basura y puso en sus manos, y el en las mías. Eso implicaba que había habido una fotógrafa como yo, un grupo de gente como el que compartí mi cruce, probablemente las mismas montañas o similares rutas de viaje, el mismo sonido del viento. En ese momento, todo el rompecabezas conceptual y mental se armo. Tenia la imagen pero me faltaba el soporte de contenido, la vuelta de tuerca, la mecha que prende fuego la historia que cuento. Decidi que iba a trabajar con el paso del tiempo desde las imágenes que separaban quizás hasta décadas entre ellos y yo, no solo desde el congelamiento de la imagen pero sino también con el paso del tiempo en todo lo que nos rodea. La imagen congelada en el tiempo, pero a la vez el deterioro de esta, el envejecimiento, el azar de como se descompone, todo como un recurso estetico y a la vez conceptual de mi obra.

Un instante se constituye de varios componentes que a nuestros ojos se nos escapan. Y cada tanto cruzamos lugares donde los ojos y la mente captan todo, donde las agujas no van a contrarreloj porque este no existe. Pocas veces pasan esas cosas. Los momentos se congelan en mi cámara. Estos se desmenuzan en mi mente y se despliegan en maneras artísticas que a veces solo puedo imaginar en mi cabeza. La fotografia es dibujar con la luz me han dicho, pero nadie me hablo del tiempo como un factor practicamente escencial en estas. Momentos inmortales, rostros por siempre jovenes, personas que no mueren a mis ojos.

Mi serie de grabados, imagenes simultaneas entre mi viaje y otros, otros viajeros, otros cruces, y fusiones entre la tierra y el ser humano, el espacio y el tiempo, el tiempo entre dos personas, y muchas imagenes, todo me habla de un viaje en el tiempo entre miles de personas y yo. Miles de historias, miles de tiempos y epocas que se congelan donde no hay ni tiempo ni nocion de este. solo espacio que queda inmortal grabado en esta tierra, en mi retina y en mi obra.


17 vistas0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo